martes, 26 de mayo de 2009

Recordar - Por Antonio Dal Masetto

Recuerdo cierta noche de verano de 1985 cuando en un bar del Bajo, desde otra mesa, alguien me pregunto:
- "¿Leyó el Nunca Mas?".
La voz pertenecía a un anciano que tenía un cuaderno abierto delante de él. Había estado escribiendo, usaba lentes de vidrio muy gruesos y parecía que tuviera dificultades para descifrar sus propias anotaciones. Dijo: "Registran 8960 desaparecidos, hombres, mujeres y chicos, casi 9000, pero seguramente son muchos más y es probable que jamás se sepa la cantidad real". Yo asentí. El anciano insistió.
- "¿Esa cifra le dice algo? ¿Sería capaz de imaginar 9000 pares de zapatos?".
- "No, creo que no podría", dije.
El anciano se concentró un momento en su cuaderno y volvió a hablar.
- "¿Sería capaz de imaginar 9000 cuerpos?".
Dudé nuevamente, contesté:
- "Tal vez pueda imaginarse una concentración de 9000 personas vivas, en una plaza, en la calle, en una cancha de fútbol, pero no de otro modo".
Y el anciano:
- "Estuve haciendo algunos cálculos. Intenté pensar en 9000 cuerpos acostados en el suelo, uno a continuación del otro, la cabeza de uno contra los pies del siguiente: ¿Tiene idea de que distancia podrían llegar a cubrir?".
- "No podría decirlo", conteste.
- "Supongamos que colocamos el primer cuerpo justo en la entrada de la Casa de Gobierno a partir de los dos granaderos, y desde ahí hacia el oeste, todos los demás; y siempre la cabeza de uno contra los pies del siguiente, ¿sabe adónde llegaríamos?".
- "No lo sé".
- "¿Quiere seguirme en el recorrido?".
Asentí. El anciano:
- "Avanzamos por la Plaza de Mayo, bordeamos el monumento a Belgrano, la Pirámide, los canteros florecidos, desfilamos ante la catedral y su antorcha, el cabildo, alcanzamos la Avenida de Mayo; y siempre la cabeza de uno contra los pies del siguiente, ¿me sigue?".
- "Lo sigo".
- "¿Prefiere que tomemos por la vereda de los números pares o impares?".
- "Lo que Ud. diga".
- "Dejamos atrás la Municipalidad, cruzamos Perú, algunas librerías, negocios, bares y alcanzamos la 9 de Julio, ¿estamos?".
- "Estamos".
- "En la primera plazoleta pasamos frente a las dos figuras femeninas que simbolizan la Virtud y la Sabiduría: más allá la ridícula caricatura del Quijote; recorremos las últimas cuadras de la Avenida de Mayo; después viene el Pensador, la fuente, las palomas, el edificio del Congreso, el Molino; seguimos por Rivadavia y siempre la cabeza de uno contra los pies del siguiente, ¿me está acompañando?".
- "Estoy".
- "El Café de los Angelitos, negocios, negocios, negocios, el último tramo antes de llegar Pueyrredón y su aspecto de mercado persa; Plaza Miserere y sus árboles, las bajada de Rivadavia, Medrano, la Confitería Las Violetas, bancos, inmobiliarias, agencias de automotores, bocas de subte, testimonios de una ciudad civilizada, Avenida. La Plata, Parque Rivadavia, el monumento a Bolívar, Avenida. José María Moreno, pizzerías, negocios, negocios, negocios y siempre la cabeza de uno contra los pies del siguiente, ¿me sigue?".
- "Lo sigo".
- "Caballito, las rejas de la terminal del subterráneo, Rivadavia que se convierte en doble mano, el cielo que se amplia arriba, los edificios de departamentos más espaciados, Donato Alvarez, Boyacá; y solamente llevamos recorridas unas sesenta cuadras; alcanzamos Plaza Flores, la vieja iglesia, Nazca, mueblerías, casas de antigüedades, los barrios tranquilos que se desgranan a ambos costados de la avenida, las vías del ferrocarril que se entreven a cien metros y nosotros siempre con los cuerpos, ¿los está viendo?".
- "Los veo".
- "Cruzamos Segurola y ya estamos a la altura ocho mil quinientos; inmediatamente se suceden una serie de calles de nombres gratos: Virgilio, Dante, Víctor Hugo, Manzoni, Leopardi, Molière, Byron, llegamos al once mil seiscientos de Rivadavia, exactamente la última cuadra antes de la General Paz, se nos acabó la capital y podríamos seguir del otro lado, por la provincia; y siempre la cabeza de uno contra los pies del siguiente, ¿me estuvo siguiendo?".
- "Lo estuve siguiendo".
- "Este trayecto y un larguísimo tramo más es lo que se podría cubrir con 9000 cuerpos".
A esta altura el anciano calló. Se sostuvo la cabeza con ambas manos, se dobló sobre la mesa y era como si realmente lo hubiese desecho el esfuerzo de esa caminata.
Eso es lo que recuerdo de aquella noche.

Publicado por Página/12 el 19 de marzo de 1996

No hay comentarios: