jueves, 26 de marzo de 2009

Una fiesta con plata ajena

El "no pasarás" ya no genera simpatías
Por Sebastián Premici

El conflicto entre los ruralistas que están apostados en las rutas y los demás sectores económicos, ajenos al campo, llegará a tribunales. La Cámara de Turismo de Entre Ríos presentará en las próximas horas una demanda judicial por las consecuencias de los cortes que se están realizando en la ruta 14. Según datos del sector privado y de la gobernación, el fin de semana pasado la ciudad de Colón tuvo una significativa merma en el nivel de reserva hotelera: cayó del 70 por ciento al 10 por cierto. “El año pasado las pérdidas fueron millonarias”, señaló a este diario el ministro de Gobierno provincial, Adán Bahl. Frente al reclamo de los “otros” sectores empresarios de la provincia, el gobernador Sergio Urribarri dio el visto bueno a la iniciativa judicial del sector turístico. “No está protestando el campo, sino unos señores a quienes no les importa nada el daño que causan” a otras actividades, criticó Urribarri. Además, calificó al productor arrendatario Alfredo De Angeli como un “personaje tragicómico”. El reclamo de los empresarios del turismo se sumó al efectuado días atrás por los transportistas de otras producciones agropecuarias de la provincia.

Urribarri dio su respaldo político a la medida judicial que está por presentar la Cámara de Turismo de Entre Ríos por los perjuicios ocasionados a raíz de los cortes de ruta. “No hay nadie en la ruta, son 15 o 20 tipos que están molestando y perjudicando a mucha gente”, afirmó el gobernador. Desde la Casa Gris aseguraron a Página/12 que existen otros sectores como el gastronómico, el hotelero y el comercio, estrechamente relacionados con el turismo, que también estudian encarar acciones judiciales por los cortes.

La adhesión a la protesta rural no tiene la misma intensidad que el año pasado. Eso puede apreciarse con una simple cuenta en cada uno de los cortes. La falta de simpatía también puede verse en la ciudad. “Antes venían todos los días a comer. Pero ahora no sólo vienen de vez en cuando, sino que piden menos comida o comparten platos. Ahora pesa más la crisis económica que el conflicto con el campo”, comentó a este diario la encargada de un bar en pleno centro de Gualeguaychú.

En Entre Ríos viven del turismo aproximadamente 40.000 familias, y el 85 por ciento de las empresas del sector son pymes familiares. A raíz de los cien días de conflicto del año pasado, 3000 trabajadores fueron suspendidos. En 2007, la tasa de ocupación hotelera para el fin de semana del Día del Padre fue cercana al 80 por ciento. El año pasado cayó al 20 por ciento.

“El sector del turismo se decretó en estado de asamblea permanente, ya que se viene Semana Santa y el feriado del 2 de abril. Los empresarios tienen la intención de presentar un recurso de amparo o marchar hacia los cortes para dialogar con los ruralistas”, indicó a este diario Adrián Stur, secretario de Turismo de la provincia.

Según datos de la gobernación, el fin de semana pasado la ciudad de Colón tuvo una tasa de ocupación del 10 por ciento cuando lo habitual es una tasa del 70 por ciento. “Los negocios están cerrados porque ante la poca afluencia de turistas, prefieren no abrir. La pérdida es total”, argumentó Stur.

Por su parte, el secretario de Turismo de Colón, Hugo Guisolfi, señaló: “Fue muy triste ver a la ciudad con restaurantes y comercios cerrados durante un fin de semana. Pedimos una vez más a los ruralistas que están bloqueando las rutas que reflexionen y que dimensionen el daño que están haciendo a otros entrerrianos con sus acciones”.

La Cámara de Turismo mantuvo reuniones con “Minga” De Angeli para encontrar la manera de no perjudicar a los turistas que llegan a la provincia. “Pero hizo caso omiso”, señalaron desde la Casa Gris. “A pesar de que dicen que sólo detienen camiones con granos, en la práctica no es así. Paran a todos. Y los turistas, frente a la posibilidad de quedar varados, no vienen”, explicó Bahl. En diciembre del año pasado, “Minga” De Angeli había amenazado con comenzar con cortes de ruta. Pero las presiones de los organizadores del Carnaval de Gualeguaychú lo hicieron desistir.

Los reclamos del turismo, la gastronomía, la hotelería y el comercio confluyen con las presión de los transportistas entrerrianos, que en los últimos días se enfrentaron con los chacareros empresarios en los diferentes cortes. “Nosotros estamos primero, que somos los que les damos trabajo a ustedes”, exclaman los ruralistas frente a la insistencia de los camioneros de querer pasar. “No todo es el campo”, retrucan algunos comerciantes en Gualeguaychú y en otras ciudades del interior de Entre Ríos.

Fuente

5 comentarios:

Federico H dijo...

Que foto magnifica.

Se parece a Pedro Klodzyck, jefe de la “Maldita Policía” fotografiado por José Luis Cabezas.

Horacio Aldo Cingolani dijo...

Hola Luis Sebastián Quijote.

El tema de los cortes de ruta es una barbaridad lo haga quien lo haga. Quien lo viene permitiendo de hace rato(el gobierno K) no ha hecho casi nada por evitarlos.

La idea de mi blog es mostrar ambas caras de la moneda.
Me dedico a obtener la opinión ciudadana en ARGENTIDEAS.blogspot. Allí he puesto 2 links a tu blog: en argentideas, y argentideas0034, por considerarlo gracias por verlo.

puse un link de tu blog en el mío

Luis Quijote dijo...

Horacio:

La Justicia es una figura jurídica, pero el responsable de aplicarla es un juez (lamentablemente con demasiado margen de maniobra y librado a su criterio).
Se dice que "todos somos iguales ante la ley, pero en la práctica se nota que "algunos son más iguales que otros".

Los cortes de ruta son delito; y está tipificado así para mantener el orden social.
Si lo realiza un negro, un blanco, un amarillo, o un azul a pintitas verdes, lo sigue siendo.
Yo tampoco lo hubiera tolerado, y hubiera mandado unas cuantas Caterpillar D8N a "despejar banquinas" y rutas.
Sin embargo, "A veces es necesario transigir, incluso entregando la cartera a un salteador armado, sin que ello signifique aprobar su proceder", y quedó claro que, los de la patria sojera, estaban queriendo tener un muerto para enarbolar las banderas de la represión, y quedar como víctimas del gobierno.

Es bueno escuchar (o juntar) las dos opiniones, ´pues entonces se ve quien tiene argumentos irrebatibles.
"Mostrar ambas caras de la moneda" suele llevar a la verdad.

Emulando a Guillermo Nimo, digo: “Por lo menos, así lo veo yo”.

Horacio Aldo Cingolani dijo...

Hola Luis: ¿Que tal? Vi que esribiste en mi blog. Lo tuyo me parece muy bueno.
Coincido bastante con tu criterio. y hice una notita que aquí va:

El Poder Ejecutivo está para aplicar las leyes. Pero tanto se han apartado de ese objetivo que nos hemos acostumbrado a que eso es algo elástico. Por eso creo que se debe disminuir de a poco la tolerancia para ajustarnos mejor a las leyes. Se debe incrementar la presión para evitar el incumplimiento sin que eso implique violencia. El PE no puede ni debe “no mirar” o “disimular” los incumplimientos, como una política de Estado. Caso contrario seguro en otros casos tendrá problemas. Lo peor es que esa política dependa del caso particular. Por ejemplo cuando el PE permitió el corte en el puente internacional a Uruguay.
En cuanto a la justicia, estoy de acuerdo en que nuestra legislación da demasiado poder a los jueces que deben en muchos casos “aplicar su criterio”. Todo debe ser más taxativo. Caso contrario siempre habrá conflictos pues pueden ser muchos los que no coincidan con el criterio del juez.
un saludo.
Argentidea

Martín LatinoameriKano dijo...

Horacio, ojo. Es facil echarle la culpa al gobierno de no haber hecho nada para evitar los cortes de ruta, pero yo pregunto... ¿y si el gobierno realmente reprimía, que pasaba? Apenas lo sacaron en andas a De Angeli y se armó un escándalo, y yo me acuerdo de eso.

Otra cosa: no se puede comparar un corte de 2 horas que hace un pobre, con un lock out de 120 días en el que se revisa la carga de los camiones o se impide que pasen ambulancias. No, todo bien con la igualdad ante la ley, pero no es lo mismo. La ley no siempre refleja lo que es justo.