viernes, 12 de octubre de 2012

Problemas de pareja

Por: Enrique Quarleri

La noche no venía bien.
Brenda Solange Guerault había discutido otra vez con su novio, el oficial de la Policía Bonaerense Maximiliano Villarda, durante la cena en la casa de él en Temperley.
El agente solía protagonizar escenas de celos y desde hacía un año mantenían una relación tensa.
Brenda decidió irse, pero como no había remises llamó a su hermana, quien le pidió a Pablo Díaz, un amigo de la familia, si podía ir a buscarla.
Díaz pasó por la casa de Villarda en su Renault Clío y se fueron juntos.
Como la joven estaba muy nerviosa, el amigo decidió llevarla a dar una vuelta en auto para tranquilizarla antes de dejarla en su casa.
Cerca de las tres, llegaron a la vivienda de Caxaraville 4998, de Villa Domínico, en Avellaneda, y mientras Brenda se despedía de Díaz, el Fiat 147 de Villarda estacionó detrás de ellos.
En ese momento, el novio se bajó y se dirigió al coche de Díaz llevando su arma reglamentaria en la mano y a la vista de todos. Con total frialdad, le disparó un tiro a su novia, el proyectil le entró de lleno en el ojo y le produjo la muerte al instante. Luego baleó a Díaz en la cara, tras lo cual caminó unos metros e intentó suicidarse de un disparo en la cabeza.
Fuente: Tiempo Argentino

Uno se pregunta:
1) Si Maximiliano era celoso ¿no era una provocación que 'un amigo' de Brenda la fuera a buscar?
2) Si la relación estaba tensa, ¿podían "perderse" varias horas "dando una vuelta"?
3) La cena habrá terminado a las 11 ó 12 de la noche. ¿Que puede suponer un 'celoso' que estuvieron haciendo Pablo y Brenda si llegaron a las tres de la mañana? (1 turno= 2 horas).
4) ¿Que tan efusiva sería la despedida? ¿Que vió el novio desde su Fiat? ¿Se estarían dando la mano o algo distinto?
5) ¿Será resultado de un accionar irresponsable?
  • Esto no justifica el desenlace, pero puede arrojar luz sobre comportamientos sin medir las consecuencias.

En otro hecho, un oficial retirado de la Policía Federal, César Fernando Hounau, de 56 años, llegó a su casa de Alemania 515 de El Talar, en Tigre, y encontró a su esposa, Miriam Gladys Illobre, de 47 años, con su amante, Darío Oscar López, de 55.
El ex policía sacó su arma reglamentaria y mató a su esposa de seis tiros y de diez a López. Tras cometer el crimen, Hounau llamó a su hija y le confesó el hecho.

Textos relacionados:
Violencia

11 comentarios:

José María Souza Costa dijo...

Invitación

Yo soy brasileño, y tengo un blog, muy simple.
Estoy lhe invitando a visitar-me, y se posible, seguimos juntos por ellos.
Fuerza, Alegría y Amizad.
Ven para acá.

http://www.josemariacosta.com

Luis Quijote dijo...

José María: Te perdono la vida y no borro tu comentario, porque sos de un país hermano, pero tiene poco sentido que ofertes TU blog en otros.
¿Te imaginás si TODOS hiciéramos lo mismo?

Moscón dijo...

JAJAJAJA,me imagino los titulares,"¡Bloguero iracundo le rompe el blog a José María,el desubicao!"
A tono con la entrada.

Abrazos

Luis Quijote dijo...

Tal cual, Moscón.
Los veteranos (¡¡del blog, e!!) la tenemos clara, y el amigo José María debe estar "haciendo sus pininos", ¿no?
Por estos lares también lo hacía un "dulce", ¿se acuerda?
Abrazo y gracias.

Anónimo dijo...

me parece totalmente ofensivo hacerse ese tipo de preguntas en cuanto a un asesinato que todavía no pasó ni una semana de lo sucedido, basandose en hipótesis, un poco de respeto para todos los que conociamos a Brenda. Gracias

Luis Quijote dijo...

El caso fue tomado analizando lo que se publica que, no siempre es la realidad absoluta, Anónimo.
Está tomado como caso testigo y no difiere en mucho de las conjeturas e hipótesis que hacen los investigadores oficiales.
¿Quien conoce la verdad?
¿Podés aportar datos?.
Saludos.

Hilda Mendoza dijo...

Si acá hay responsables, son las minas... ¿quién les manda meterse con tipos que portan armas? por algo será
"minas y tontas"

Luis Quijote dijo...

¿Y si no tienen armas, Hilda?
Hace unos días hubo un caso de otro que mató a la ex (o algo así) con una maza.
Los celos son jodidos.

Hilda Mendoza dijo...

La maza también es un arma.
(lo demás es ironía Luis, sólo ironía)

Pienso que cuando se llegan a determinados extremos es porque ha habido un consentimiento previo. Una mujer que acepta salir con un violento, tiene alguna cuestión psicológica por resolver. Cuando hay alguien que agrede, hay otro que aguanta... Si se llega a un extremo tal donde el límite no es posible es por causa de una relación patológica y, en ese tipo de relaciones hay causas combinadas complementarias de ambos.
Que quede claro que no defiendo al golpeador. Simplemente digo que, para que exista, debe haber alguien que en un principio se dejó faltar el respeto. Caso contrario, el titular del diario sería "La mató porque no aceptó sus vejámenes" ¿se entiende? No habría relaciones prolongadas.
Desde ya que hay que tratar de ayudar a las personas que pueden ser sometidas. Pero, mucho me temo que muchas no se dejan ayudar por una historia previa.
¿Que no se dejan ayudar porque tienen miedo? Lógico que lo tengan porque la relación llegó a un punto que es para tenerlo, sino esa relación enferma se hubiese roto antes...

anonimox dijo...

Basta de justificar la misoginia con la palabra CELOSO...matan mujeres todos los dias con esa justificacion,las violan,las amputan....TODOS los dias matan mujeres QUE NO SE VUELVA ALGO NORMAL todas y todos somo complices al justificar esta violencia,es un problema tan social como el desempleo,decir que la mato por celoso es decir que en los 90 el que no trabajaba era por que no queria usemos la cabeza gentes

Luis Quijote dijo...

Che anonimox: Debieras darte cuenta que no es una cuestión de género (sexo).
Ya que sos mujer, te recomiendo VER a tu alrededor y comprobar que muchas son más agresivas que una combinación de Bart Simpson y Rambo, pero si un tipo les pega un sopapo, arman un bardo mayúsculo -con denuncia policial y judicial incluída- victimizándose.
Acá podés leer que un hombre llegó a su casa después de trabajar y fue agredido por su pareja.
Acá una mujer de 39 años agredió y amenazó a su marido con un cuchillo y un martillo.
Y como "frutilla del postre" tenés el caso de Carlos Soria.
¿Algo más?